Picture
Más allá de la Noche no trata sobre el 15-M, no se puede decir que sea una película acerca de los movimientos sociales y mucho menos acerca de un movimiento social en concreto. Tampoco se puede afirmar que se trata de una película social, si bien trata de reflejar, acaso documentar, un momento histórico muy concreto. Un momento histórico que, indefectiblemente, está atravesado a nivel político por el 15-M y por su estela, la cual brilla en el presente más inmediato con más fuerza que nunca y la cual surge en Mayo de 2011, momento en el que me encontraba en un punto muerto en el proceso escritura del primer borrador del guión de la película.

Es difícil precisar exactamente hasta qué punto el 15-M me influyó de manera personal y de cómo influyó en la película pero es digno de mención que después de pasar un par de noches en la Puerta del Sol durante esos días, en los cuales tuve la oportunidad de reencontrarme con viejos amigos de la Facultad de Filosofía de la UCM, uno de los centros neurálgicos de la concentración, y de observar cómo las conversaciones y las asambleas que se mantenían allí ahora se reproducían a gran escala, cambió la visión que tenía acerca de la película. La nueva versión que me ofrecía aquel fenómeno acerca de mi generación, la cual no estaba resignada ni carente de ideas sino que se mantenía agazapada, esperando su momento para entrar en escena, me llenó de entusiasmo.

El hecho de pertenecer a un lugar en el que nunca pasa nada, en el que nunca cambia nada, un lugar demasiado alejado de las grandes urbes, donde realmente se gestan las revueltas populares, probablemente me había impedido participar hasta ese momento activamente en prácticamente ninguna acción antisistema a nivel colectivo. Sin embargo, ante aquella exhibición espontánea de poder por parte del pueblo, de la juventud, de mis compañeros de clase, de mis familiares, de algunos de mis amigos. Ante aquella exhibición espontánea de deseo, de deseo de cambiar, de abolir un régimen caduco y obsoleto que tiene tanto que ver con nosotros ahora mismo como un procesador 486 o una Game Boy. Ante aquella exhibición de fuerza y de conocimiento para cambiar las cosas no tuve por menos que arrepentirme.

Porque, efectivamente, muchos de los pronósticos de los intelectuales a cuyas clases en la Facultad de Filosofía tuve el honor de asistir cuando todavía no existía la crisis se habían hecho patentes en los últimos tiempos, muchas de las ideas que mis compañeros trataban de meter en la cabeza de un vulgar provinciano que no entiende nada en absoluto acerca de cómo se construyen y enredan los relatos y las tendencias se habían hecho realidad y habían representado en Madrid una brecha en la historia que está siendo paulatinamente suturada con nuevas ideologías y programas que definitivamente van a cambiar el mundo, o al menos la manera en la que las elites entienden al mundo; esperemos que para bien.

No sé si fue por aquel descubrimiento, aquel hallazgo de una nueva dimensión, de un nuevo planteamiento, de un nuevo marco discursivo en el que otras voces estaban pidiendo ser articuladas en nuevos espacios de diálogo; por el hecho de reencontrarme con mis compañeros de la universidad (la película está protagonizada por un grupo de viejos compañeros de la Facultad de Filosofía y en más de una ocasión se tratan de reproducir algunos de los diálogo casi platónicos que se mantenían allí), o por la combinación de ambos factores, pero cuando volví a casa después de haber asistido a aquel grito ensordecedor de una multitud reivindicando su lugar en las cosas mi bloqueo mental había desaparecido por completo y me pasé todo ese verano escribiendo como nunca lo había hecho hasta entonces.

Además, creo sinceramente que el 15-M ha ayudado a que Más allá de la Noche se entienda porque en cierto modo siguen procesos paralelos. Cuando comencé con el proyecto, justo en el año en el que ocurrió aquello, nadie creía en que fuera capaz de sacar una película adelante y, una vez terminada, poca gente apostaba porque fuera a tener éxito, es decir, porque fuera a ser vista más allá de mi entorno personal, porque no acabara guardada en un cajón y siendo una simple anécdota que contar a mis nietos. Ahora, sin embargo, 4 años después, en este preciso instante estamos orgullosos de estar participando en dos festivales al mismo tiempo, el 3er Cinoscar Summer Festival (online) y el Rizoma 2015, nada menos que en el Matadero de Madrid, donde se podrá ver el viernes 26 de Junio a las 22.00 en la sala Borau… Se puede decir, en cierto modo, que, al igual que el 15-M, hemos conseguido asaltar las instituciones pese a que casi nadie creía en nosotros.

P.D.: Os dejo con un vídeo que grabé durante el 15-M con mi buen amigo Alberto Rodríguez Peña-Marín.

 
 
Picture
La parte que peor llevo de hacer cine es la distribución, me produce una profunda sensación de pesantez y aburrimiento. El mantenimiento de las redes sociales, la página web, el envío a los festivales, los contactos, el e-mail… Cuando uno piensa en dedicarse al cine no piensa en tablas de excel, tediosos formularios, archivos srt o número de seguidores en Twitter. Cuando uno piensa en dedicarse al cine piensa en ideas brillantes, tramas interesantes, actores reconocidos, imágenes bellas y alfombras rojas.

Supongo que para algunos el cine será solamente lo segundo, lo que todos pensamos y anhelamos. Una divertida y lucrativa profesión en la que su objeto es dar forma a tu propia capacidad de expresarse delante y/o detrás de una cámara. Otros, sin embargo, cada año que comienza tenemos que proponernos que nuestro trabajo simplemente sea visto, llegue al público y complete su sentido, pues una película carece del mismo si nadie la ve.

Así que cada año es lo mismo, conseguir tiempo para “mover la película”, escribir a blogs de cine, buscar festivales sin tasas (o ahorrar para pagarlas), tratar de contactar con gente del mundillo que pueda echarnos una mano, encontrar una distribuidora de verdad, hablar con asociaciones culturales en las que se pueda exhibir la película, ofrecer contenidos online, mejorar el posicionamiento SEO… En definitiva, nada que ver con el cine tal y como se entiende habitualmente. Mucho más parecido, eso sí, a mi trabajo diario de oficina -el cual consume la mayor parte de mi tiempo-.

La paradoja podría resumirse del siguiente modo: si me paso el día trabajando en una oficina y cuando llego a casa tengo que hacer más trabajo de oficina para mover la película, ¿cuándo voy a escribir otra? Ahora bien, si no muevo esta, ¿cómo voy a hacer otra?

Supongo que en algún punto del camino hay que dejar de pensar el cine únicamente como una vocación, e incluso como una mera vía de escape, para pasar a considerarlo al mismo tiempo como una profesión. A no ser que no queramos dedicarnos a esto más que como un hobby, sin expectativas, o con unas expectativas remotas. O de que no nos veamos en la necesidad de ayuda para financiar el proyecto en cuestión.

En cualquier caso, mi propósito para este 2015, como cada año, es ser mucho más profesional en lo que respecta a la película y al cine en general, trabajar duro para conseguir que la mayor cantidad de espectadores posibles tengan acceso a ella, ya sea para criticarla o para aplaudirla.

¿Me ayudáis a hacerlo? Si conocéis a alguien relacionado con el mundillo o sabéis de algún lugar en el que pensáis que pueda proyectarse, ya sea un bar, una asociación cultural o una reunión con bastantes amigos, ¡no dudéis en poneros en contacto con nosotros!

 
 
Picture
Pero realmente, ¿realmente hay cabida en algún sitio para este tipo de cine? Los directores noveles son conscientes de que se enfrentan a una industria de patrones aún clásicos sin modernizar lo suficiente, en la que encontrar un resquicio para entrar es buscar la aguja de oro en ese pajar en el que tantos han naufragado. ¿Qué hacer cuando, después de tanto sacrificio, tienes por fin tu película en la mano?

En cuanto a la fase de distribución, el problema es que acabas la película y te preguntas qué hacer con ella. ¿Dónde la mandas si tienes que pagar a una distribuidora para moverla? Y además es una gran inversión de dinero. Yo, particularmente, estoy llevando este proceso por mi cuenta y mandandola a festivales, aunque requiere mucho tiempo y dedicación. Dicen que los festivales miran sólo las películas de ciertas personas, cosa que yo no sé, porque nunca he estado en un jurado de un festival ni conozco a nadie que lo haya sido; lo que sí sé es que a un nivel novel sin medios económicos, las cuotas de inscripción de los festivales no dejan de ser una barrera más para poder llegar a un público más extenso, sin entrar en si son necesarias o no”.

Rafael es optimista en cuanto al futuro de “Más allá de la noche”, a pesar de que ya conoce el modelo audiovisual de España, un modelo de producción estancado que no termina de remontar y se ha visto seriamente perjudicado por la subida impositiva más alta de la Unión Europea, hasta llegar al 21%.

Dentro de lo que es la industria audiovisual, aunque sea muy complicado que la película se dé a conocer, soy optimista y creo que finalmente se conseguirá. No sé cuándo, pero lo hará. Lo que sí creo es que uno de los problemas de la española, es que no termina de funcionar: se supone que una buena industria cada año produce más películas, y la realidad es que cada vez produce menos. Si se empezase a buscar nuevas ideas, nuevas formas de inversión, se podría salir adelante, creando un nuevo modelo, pero todo esto tiene que empezar por las productoras y las distribuidoras. Estoy seguro que con diez mil euros, puede hacerse un cine de calidad”.

Después de encenderse de nuevo el cigarrillo apagado hace tiempo por su predisposición a hablar de cómo ve el panorama cinematográfico de España, nos comenta que todos los obstáculos no le han quitado la idea de seguir haciendo “cine”, al contrario, cree que lo más importante es seguir luchando y moviéndose.

Cada día tengo un proyecto nuevo y millones de ideas por hacer, pero a día de hoy, estoy trabajando en un cortometraje cómico con mi pareja actual, un cambio de registro completo con respecto a Más allá de la Noche, pero que creo que a la gente le puede gustar mucho.

Mientras, estamos en contacto con salas alternativas para entrar en el circuito “indie”, que creo que por el momento es la solución para este tipo de proyectos
”.